viernes, 14 de marzo de 2014

14 de marzo

Matilde 

Reina, viuda y monja, 895 – 968

Santa por decisión familiar, al enviudar de su esposo Enrique el Pajarero, en la lucha por la sucesión tomó partido por su hijo Enrique el Pendenciero en desmedro de su otro hijo Otón el Emperador.
Enrique fue derrotado y hubo de pagarlo caro, pero más caro lo pagó ella: tanto Otón como Enrique la acusaron de derrochadora por haberle dado su dinero a los pobres, aunque, como corresponde, por intermedio de la Santa Iglesia, y la encerraron en un convento. Fue entonces que el Señor la iluminó, dándole una nueva vocación, la de servirlo a Él y nada más que a Él.
Otra iluminación divina le reveló la inminencia de su muerte, tras lo cual se tendió en el lecho de muerte vestida con un cilicio gris. Su nieto Guillermo, arzobispo de Maguncia, acudió presuroso y pudo darle la extremaunción. Al partir, quiso dejarle un sacerdote para que la asistiera en sus últimos instantes, a lo que ella respondió: “Lo necesitarás tú antes que yo”.
Y Guillermo murió repentinamente en el camino de regreso.
 Existe también otra Matilde, llamada El Jilguero de Cristo. Antes de morir en 1298, asistida por santa Gertrudis se empeñó algo precozmente en la adoración del Sagrado Corazón, culto que impondría 400 años después la monja estigmatizada Margarita María Alacocque.
Si bien no ha sido nunca canonizada ni se sepa que haya propiciado otro milagro que el de llevar en su seno nada menos que el auténtico corazón de Nuestro Señor, por una dispensa especial se ha concedido su fiesta a muchos conventos de religiosas benedictinas, que por esas cosas de Dios la celebran los 19 de noviembre y no los 14 de marzo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada